lunes, 7 de marzo de 2011

Memorias de un día futuro

Versos: Nelo Curti

Ilustraciones: Javier Solari, Nahuel y Lucía Curti

Diseño: Ignacio Evangelisti

Editor: Edidiones del Tábano




 
 1
Recibo las cuerdas
de un títere gigante
al que no podré jamás
ayudar a caminar,
quiero mudarme de paisaje, me dice,
destartalado
sobre un continente fabuloso,
lleno de piedras
y juguetes muertos,
sucio de noches
que el sol
no viene a asesinar.
Me están sangrando las manos
y él comprende
que se equivocó de dios,
que no podré siquiera
girarle la cabeza
para que vea el amanecer inexistente,
ni sabría matarlo
porque no tengo
imaginación para su fin.
Las cuerdas pesan,
a cada hora son más gordas,
como si le comieran ángeles al aire,
duelen y pronto
no cabrán entre mis manos,                            
él lo sabe y calla,
pero su silencio
no me indulta de la pena.
2
No tengo manos,
sino cuerdas,
enormes sogas
que me unen
a un gigante herido.
Me desgarré los músculos,
la carne,
y no pude liberarlo
de las piedras,
donde ahora duerme
para soñar que ya no estoy.
3
Fue un ruido
abismal primero,
después nació la sombra
y pensé
que el viento,
como siempre,
hamacaba los enormes hilos.
Pero enseguida vi su cara
elevándose infantil y enferma
desde su continente despojado,
supongo que sonrió,
que acaso me quería,
mordió las cuerdas
hasta desatárselas
y no dijo adiós
pero me agradecía,
o eso supongo.
4
Soy el recuerdo
de una marioneta desaparecida,
me queda grande el continente,
y las sogas,
y el silencio
que no preñan mis palabras.
Sé que estoy lejos de mí,
porque empiezo a tener
memoria del futuro.

Presentación del libro con Cali Raso, Alejandro Pugliano, Jimena Morales e Ignacio Evangelisti.

(Sala El Ring, Alicante, febrero, 2011)